Archivos Mensuales: junio 2014

Espionaje masivo: el mito hecho realidad

 Te levantas por la mañana, y lo primero que haces es encender el móvil, conectarte a internet y subir las fotos de lo que hiciste anoche con tus amigos cuando te fuiste de marcha. Después sales a la calle y las cámaras de vigilancia de trafico vigilan que no tengas un accidente, o que no conduzcas un coche robado. Llegas a tu trabajo, y fichas con una tarjeta para que sepan que has llegado y puedan ver las horas que llevas trabajando. Te metes en el ordenador de la oficina y…

Casi todas las tareas cotidianas que hacemos día a día están vigiladas, la linea que separa la privacidad de lo publico es cada vez mas borrosa, y nuestro modo de vida “conectado” a las redes sociales esta empeorando la situación.

Pero el problema no es ese, sino que aceptamos que nos vigilen y no le damos importancia, ya que a fin de cuentas no somos delincuentes o terroristas y no tenemos nada que esconder. Pero en realidad nuestra información es una bomba de relojería que te puede perjudicar en cualquier momento.

No me voy a poner en contra de las redes sociales, no te voy a obligar a que borres tu cuenta en FaceBook, ni tampoco te voy a forzar a que empieces a navegar a través de proxies. Pero quizás este texto te ayude a ver la realidad de como funciona el mundo de la información, y te ayude a concienciare de que en la red de redes no eres anónimo, sino todo lo contrario.

nos obserban1

Mucha gente estaba mas que harta de los conspiranoicos que decían que los gobiernos del mundo nos espiaban y de que usaban nuestros datos para su antojo, o de las películas y libros en los que la base del argumento es el control de nuestra información privada. Cuando salio a la luz el escandalo de la NSA y el programa PRISM muchos nos dimos cuenta de que todo lo mencionado antes era mas realidad que ficción.

La intención de que se produzca este espionaje masivo es, según nuestros gobiernos, para protegernos y para cazar terroristas. Pero ¿por que no nos avisan? ¿Para que necesitan el trafico de datos de millones de personas inocentes? ¿Es por nuestra seguridad o para tenernos controlados? Me temo que nunca sabremos la respuesta.

c64x

Internet ha cambiado mucho a lo largo de su existencia. Antiguamente se compartía muy poca información, y los usuarios eran casi anónimos (salvo por la dirección de IP, que en aquellos días era fija), las cookies, los virus y los métodos de rastreo eran muy primitivos, y los internautas no compartían casi nada de su información privada. Ahora las cosas se han revertido, hemos pasado del anonimato a la sobreexposicion en muy poco tiempo. El internet que antes iba a través de un cable telefónico ahora esta en nuestros smartphones, y podemos compartir nuestra vida con el resto del mundo sin problemas, subiendo fotos a Instagram con etiquetas de geolocalizacion GPS, leyendo nuestros correos o twiteando a cualquier hora del día. Nuestras vidas no solo están conectadas están vigiladas, y solo tienes que pensar en lo que has hecho en internet durante un día: cada ‘me gusta’, cada ‘retuit’, cada ‘+1′ y cada ‘firma’ en los portales de movilización social dejas pistas de cuáles son tus puntos de vista sobre lo que te rodea. Añádele la información que compartes en círculos más personales, como tus fotografías en Tuenti o Facebook y agítalo con un poquito de la información pública que existe sobre ti en la Red (multas, becas, notas, peticiones, enlaces…). ¿Ahora te sigues sintiendo anónimo?

Vale, pero todo esto ¿como me puede perjudicar? ¿Me puede hacer daño escribir en Twitter? Pues me temo que si. Solo depende de lo que escribas. Y por ejemplo es lo que le sucedió a unos ciudadanos Británicos (un año antes de que se desvelada el caso Snowden), que antes de viajar a Estados Unidos escribieron bromearon en Twitter que iban a quemar América y que desenterrarían a Marilyn Monroe, y que cuando viajaron a Los Angeles fueron detenidos e interrogados. Les faltó poco para acabar en Guantanamo.

Y si tienes un calentón, procura no insultar a nadie, y menos a un colectivo religioso, como ocurrió hace pocos días con mas de 17000 personas implicadas, que realizaron insultos racistas y antisemitas.

classicplus

Nuestra información mas intima es un arma de doble filo. Y hasta cualquier palabra que escribamos en un motor de búsqueda nos puede afectar gravemente.

Seguro que en mas de una ocasión por puro aburrimiento has empezado a buscar en Google cosas al azar, para ver que es lo que sale, como por ejemplo como gastarle una broma pesada a tu vecino, tu nombre y apellidos, palabras al azar como “pene”, “caca”, “pedo” y cualquier chorrada que se te ocurra en ese momento. Google es gratis, pero para poder mantenerse en linea necesita obtener beneficios de algo, y lo hace vendiendo tus búsquedas a empresas de publicidad.

Un ejemplo es buscar la palabra “coches”, y después de navegar tranquilamente por unas cuantas paginas al azar de noticias del motor y blogs de coches, te darás cuenta que la publicidad de muchas paginas (que se benefician de Google Addsense y Google analytics) esta relacionada con tiendas de vehículos de segunda mano, o de venta de piezas para coches.

Y si por casualidad nos da por buscar “videojuegos”, los anuncios que aparecerán en los margenes siempre serán de juegos online, de RPG y cualquier cosa relacionada a lo que has buscado.

Si pero, ¿hasta que punto una simple búsqueda puede perjudicarme?

Imagina que por pura coincidencia apuñalan hasta la muerte a alguna persona cerca de tu casa, en la misma calle donde vives, y por pura casualidad, tu buscaste hace una semana donde comprar navajas o cuchillos para cortar carne. Evidentemente, la policía (o cualquier organismo que este investigando el caso) empezara a buscar pistas, y en un mundo tan conectado puede empezar por internet, usando la misma base de datos que el buscador cede a la justicia para evitar delitos (ejemplo, lo que hace Google o Microsoft cuando le ceden información personal de los usuarioa a la NSA), y descubren que tu mismo buscaste hace unas semanas una navaja con las mismas características con las que se ha cometido ese crimen. ¿No te convertirías “sin querer” en el principal sospechoso de asesinato? ¿Y si además descubren que la persona que han asesinado la tenias en tu “lista de amigos” en Facebook? ¿Y si también descubren, usando el historial de tus búsquedas de tu ISP no te conectaste a internet durante la hora que se produjo el crimen, y además llega a la conclusión de que en ese momento no estabas en casa? No te imaginas las consecuencias que esto puede tener, tendrías muchos problemas para demostrar que eres inocente, y el que de verdad ha cometido ese crimen puede salir impune de la situación.

Y supongo que ya sabrás a raíz de esto lo que pasará si buscas la palabra “bomba”, “terrorista” o si buscas “muerte al presidente”. Esta claro que no tardaran en vigilarte.

Y después de leer todo esto ¿tienes algo que ocultar? ¿A quien?

Fuentes:

xataka

Yorokobu

Actualizacion:

La entrada ha sido editada debido a la Tasa Google